Las actividades científicas más singulares

Las actividades científicas más singulares

mejor-calidad-de-vida

Trabajar en una oficina sería uno de los empleos más aburridos para estas peculiares personas. Ellas trabajan en empleos poco comunes para el resto de los mortales. Su actividad se realiza dentro de un laboratorio donde todo puede pasar. Si trabajar como investigador de enzimas ya nos parece un tanto lejano, los siguientes trabajos nos resultarán por demás extraños.

A través de las heces humanas, el escatólogo puede determinar la presencia de bacterias responsables de algunas enfermedades. De hecho, el trasplante de materia fecal puede beneficiar el equilibrio bacterial del ser humano. En otra área menos incómoda, encontramos a los químicos responsables de realizar las mezclas que explotarán en el cielo en forma de fuegos artificiales, el manejo de estas sustancias requiere una especialización constante que regularmente se certifica con un doctorado. Otra de las actividades más interesantes es la que realizan los psicólogos espaciales, quienes enseñan a los astronautas a convivir con los cambios corporales y mentales que sufrirán en el espacio. Ya en la tierra, existen personas dedicadas a “ordeñar” serpientes para extraer su veneno y usarlo como medicamento. También hay científicos que se pasan las horas estudiando a los microorganismos culpables de la fermentación, sus investigaciones son, en la mayor parte, financiadas por las grandes cerveceras, quien han contribuido al desarrollo de la cimología.

La ciencia cada día trabaja en mayor comunión con la tecnología, lo que genera nuevas e insólitas actividades que alguien realizará con mucho empeño y pasión.

1 Comentario

Deja tu comentario