No solo para las personas

firmar_el_seguro

Cuando escuchamos hablar de seguros para empresas, la mayoría de las veces nos vienen a la mente pólizas que se encargan de asegurar la integridad y las actividades de las personas que trabajan en ellas. Pensamos en que puede ocurrir un accidente y que un empleado podría sufrir algún daño que lo tuviera en cama o algo peor, a lo que la empresa tendría que hacer frente de algún modo y para lo que se pagan todos los meses ingentes cantidades con el fin de que esto no suponga la ruina de nadie.

No obstante, existen otros tipos de seguros para empresas como los que se encargan de asegurar los bienes que estas tienen dentro de el negocio en sí, como pueden ser los productos terminados que están almacenados dentro de las naves y las oficinas en las que se realizan las actividades, así como las herramientas y los medios que se usan para realizar estos productos, y los propios lugares en los que se almacenan. Todo ello forma parte integrante de los activos de una empresa, y como tales deben encontrarse cubiertos frente a eventuales problemas que pudieran generar pérdidas muy importantes si sufrieran daños. Por esta razón no hay que centrarse únicamente en asegurar a las personas, que sin duda son el activo más importante de una empresa, sino que también hay que contar con la cobertura suficiente como para afrontar graves daños producidos a los objetos que posee la empresa en cuestión.